TRATAR CON TRATANTES

Salamanca muestra en sus Fiestas y Ferias, muchos festejos musicales, pasacalles, gigantones, mercadillos y charangas, junto a ferias de toros, carruseles, casetas y feria especial para deleite de agricultores y ganaderos, sumándose a ella una caravana vehiculizada de visitantes, que pasan unas horas entremezclados con charoleses, limusines, moruchas, equinos, aves, ovinos, tractores, cosechadoras, sembradoras, alimentos, regalos, merenderos, capotes taurinos, …. y empujones, polvo, olores, colas y salpicaduras, pues de todo hay en la Feria Agropecuaria.

Bueno, todo no, porque según información de dos comerciales ganaderos presentes en la subasta de ganado, algunas seculares tradiciones han desaparecido del mercado de ganados, como es la compraventa de animales entre el ganadero que vendía su ternero a otro que lo compraba, cerrándose la operación -tras regateos- con un apretón de manos, de superior valor a un acta notarial, donde la palabra dada era el contrato que rubricaba la compraventa.

Hoy día los “tratantes” son personas que actúan como profesionales de la compraventa de ganado, que han tomado las riendas del negocio, comprando y vendiendo los animales entre ellos, cobrando fuerza entre los negociadores algunos grupos concretos que han sido bautizados con nombres poco especiales por el resto de tratantes.

También con este cambio de protagonistas y de estrategia comercial se ha evitado la picaresca y el engaño al vendedor ingenuo que caía en manos de granujillas aprovechados de su ignorancia, pues hoy los que venden saben bien lo que venden y los que compran también saben bien lo que compran.

Por otro lado, la presencia de tratantes ha desterrado también el llamado “trato de oído”, en el que participaba un cómplice del vendedor para obligar al comprador a cerrar el precio del animal en la ficticia tasación que habían tenido el vendedor y el “gancho”.

Esta entrada fue publicada en Diario breve y notas en el camino y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *