MISERABLES REBAJAS

Captura de pantalla 2013-06-20 a las 16.48.15

La embriaguez de dolor como enajenación lastimosa de ánimo y voluntad, es decir, como estado mental de quien no es responsable de sus actos, puede llevar a los enajenados al rearme de valor causado por el desprecio, olvidando las consecuencias de una rebeldía que se antoja inevitable, porque no queda ropa para cubrir tanta desnudez.

El corazón de Wert se ha conmovido ante el clamor universal, prometiendo bajar la nota de acceso a las becas, como migaja que no merece aprecio ni gratitud porque los tijeretazos han hundido la educación pública. Ana Mato ha encontrado una miserable fórmula para devolver la tarjera sanitaria a los emigrantes, poniendo tiritas en sus cuerpos destrozados. Y Gallardón rebaja las tasas judiciales, entregando un euro a los afectados en desahucios, laudos de consumo y multas de tráfico.

Vemos en capítulo IX del Génesis que Noé se embriagó con el vino de sus propias vides, quedando desnudo y a la intemperie mientras sus hijos Sem y Jafet fueron a cubrirlo con ropas, caminando hacia atrás para no ver la desnudez del padre, mereciendo por ello su bendición, al tiempo que Cam era condenado por la desvergüenza de mirarlo de frente.

Gran parte de la sociedad está embriagada de dolor, desnuda y arrinconada, viendo como los poderes públicos se dirigen a ella de frente y con el descaro que Cam, para cubrirla con ropa andrajosa, agrietada y jironada, que deja al descubierto su desnudez y toda la ira imaginable, preludio de la más desgarradora respuesta que puede barruntarse de quienes están dispuestos a perderlo todo porque nada tienen que perder.

Los desfavorecidos prefieren vivir dignamente la desnudez antes que caminar embozados en miserables harapos de becas miserables. Anteponen caminar solos con la cruz a cuesta antes que ser ayudados por estafadores cirineos que vendan sus heridas con tiritas. Y optan por morir en la pelea, antes que caminar mutilados por las tasas judiciales entre las aguas residuales de su vida.

Esta entrada fue publicada en Diario breve y notas en el camino y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.