6 – ARTE

[ti_audio media=”1127″ autoplay=”1″ repeat=”1″ volume=”60″]

La defensa que Sacha hizo del proyecto, su confianza en que todo saldría bien, mi tesón por conseguirlo y los ánimos de Agustín, hicieron posible que el más antiguo deseo se hiciera realidad. No tener medida del trabajo llevó al desconcierto. Al inaugurar la primera exposición, que fue la presentación de mi obra ante los amigos, uno de ellos me dijo: “no sabía que hicieras estas obras de arte”. Y Agustín Casillas, que me acompañaba, respondió: “Ni él tampoco”. No fueron los beneficios económicos de las exposiciones por tierras salmantinas y leonesas lo más estimulante para dar vida a la idea, sino la acogida que las muestras tuvieron en los visitantes, mi mayor satisfacción. Formas aladas que hoy emergen silenciosas desde mi taller de pintura y escultura hasta el más lejano de los rincones, con un pincel a la derecha, buril en la izquierda y una ramita de olivo en la boca anunciando la buena nueva, mientras gira la arcilla en la torneta antes de llegar al horno albense y envejece la cromía con negrura de judea. Cuatro exposiciones con éxito, – ¿por qué ocultarlo? – que fueron posibles gracias a estos seis magníficos, que celebran la última de ellas:

 

CUADROS

Con paciencia, constancia, buen pulso, voluntad y tiempo, acompañados de lápices, microgubias y finos pinceles, he llevado percepciones medievales a la madera, recreado motivos laicos y religiosos que han lucido sus formas en salas donde amigos y desconocidos estrecharon mi mano con afecto. Hijos del arte, entregados a la custodia doméstica de quienes por ellos se interesaron. Nada he vuelto a saber de los que partieron. Los otros, los que nadie quiso y quedaron conmigo, son más queridos que los que vendrán. Todos ellos con sello del autor:

Rotura la gubia el horizonte de la madera, descubriendo el secreto que ésta guarda entre sus vetas. Doblega así el pincel su voluntad hasta el límite del surco para mostrar la luz policromada que da vida a las percepciones medievales que duerme en pergaminos medievales, códices, Beatos y libros de oraciones iluminados por monjes anónimos en santuarios monacales. Es entonces cuando la fe se recoge al sur de la estola, mientras ociosos reyes juegan con el azar sobre el tapete verde y se afana el copista en ilustrar renglones mecido por el eco del rabel, acompañado por el canónigo Van der Poele en el cuadro donde aparecen los primeros anteojos con lentes cóncavas. Rodeado el Todopoderoso por sus discípulos, mira de frente al guerrero herido que interroga al Papa por la otra vida, y contempla al ermitaño en el sueño bíblico, mientras la aristocracia se recrea en cena abierta al aire despejado de la noche estival. Discuten clérigos cristianos con rabinos sobre cuestiones bíblicas  ignoradas por los fieles que ocultan pensamientos tras la máscara teatral. Y es don Alonso Quijano quien toma la llave de la Capilla Sixtina para mostrar a su escudero la creación del primer hombre. Asciende Calisto a la almena del poblado medieval donde espera Melibea, y Celestina contempla el paso del tiempo en el reloj de la torre, próximo al castillo templario donde los monjes-guerreros velan armas y libros sagrados antes de partir hacia lejanas fronteras donde abrir paso a los peregrinos que buscan la redención de sus penas en el camino. Cabe esperar toda la sabiduría en la aulas universitarias y nada es ajeno a los libros que duermen en las estanterías esperando un soplo que destierre el polvo y dé paso al entendimiento visual que satisface la mirada y deleita el espíritu.

POBLADO MEDIEVAL

Perdido está entre las sombras de los pinceles abandonados por Pinturicchio, al fondo de la liturgia sienesa. Pocos reparan en la vida que guardaban los siervos tras las murallas fronterizas del poblado, en el reducido espacio donde el pensamiento nunca estuvo en manos del señor feudal.

CENA ARISTOCRÁTICA

Muestra de riqueza a lo largo de la historia, que aún perdura. Ceremonia social y política. Exhibición de poder, si ocupan el mantel reyes, nobles y señores. Hasta diez entradas llegaban a la mesa donde los comensales daban cuenta de carnes asadas con dátiles, entre nísperos y esencias.

CLAUSTRO DE DOCTORES

Custodiado el manuscrito que les ha dado vida perdurable en la parisina Biblioteca Nacional de Francia, los doctores universitarios ocupan la sede docente en el claustro para iluminar con su magisterio el pergamino, convocados a la reunión por el artista, en la miniatura de Chants Royaux.

TRÍPTICO

Característicos del románico catalán son los frontales de madera pintados al estuco, como el de la catedral de Urgel donde el Pantocrátor, – omnipotente Dios Padre cristiano – se rodea de discípulos. Mayestático, bendice con su mano derecha a todos sus hijos y guarda en la izquierda el libro sagrado.

CALENDARIO AGRÍCOLA

La estabilización económica europea del siglo XI facilitó el desarrollo agrícola y la llegada del arte románico a los murales, como el calendario agrícola que se conserva en el Panteón de los Reyes de San Isidoro de León. El tiempo gobierna la vida rural en la edad media, y ésta es su prueba.

ABADÍA TEMPLARIA

En la falda albercana, – al pie de la virginal Peña de Francia – se alza el milagro de la belleza templaria, en un descuido de la frondosa espesura arbolada. Allí verdea el entorno con la luz marfilada que le presta la fachada hospitalaria, recordando al peregrino que ha llegado a la tierra prometida.

CÁTEDRA DE PRIMA

El Departamento de Estampas de la Biblioteca  Real de París, – Nacional -, guarda entre sus estampas una de ellas que nos lleva al interior de una Escuela del siglo XVI, que los pinceles han traído al Estudio Salmanticense, coloreando el orden académico con togas, becas y mucetas renacentistas.

REVESES DEL JUEGO

Espalda, cara oculta del juego en el siglo XVI, cuando los reyes de Francia, Inglaterra y España se reunían con el Papa, Emperador, Duque Wurtemberg, Conde Palatino y Jacques Triwulce, convocados por el Duque de Venecia en torno al tapete verde, para jugarse a los naipes monedas, tierras y enseres.

PERFILES

Siluetas en busca de un tamiz para cribar el agua. Inútil esfuerzo de las manos por atrapar la espuma. Lo singular es inasible y la especie única imposible de encerrar en los límites de un cuadro porque desborda lo previsible. Baldío esfuerzo de quienes pretenden encerrar el aire en una jaula. Este cuadro fue donado a la Casa Museo Unamuno. Juego de pajaritas con tintes republicanos.

GENERACIÓN

El cordobés Góngora reúne al grupo en Sevilla porque paga viaje y hotel el torero sevillano Mejías. En la foto del Ateneo: Alberti, Lorca, Chabás, Bacarisse, Platero, Blasco, Guillén, Bergamín, Alonso y Diego. Ausentes de la foto: Aleixandre, Prados, Salinas, Altolaguirre y Cernuda.

GUERNICA

“La pintura no está hecha para decorar las habitaciones. Es un instrumento de guerra ofensivo y defensivo contra el enemigo”, dijo Picasso. Toro, madre, paloma, hijo y guerrero muertos, caballo, quinqué y casa en llamas, se alzan en verde esperanza, para desterrar el negro luto de 1937.

   guernica-2

FIESTA NACIONAL

Montera, clavel, albero, pasodoble, botijo, pañuelo, divisa, monosabio, puya, tercio, suerte, peineta, mantilla, torilero, capote, banderillas, muleta, sangre, estoque y muerte. Ingredientes del duelo solitario entre un maniquí de porcelana con alamares en traje de lentejuelas y un astado embravecido.

AMANTES EN EL JARDÍN

La familia Manesse encargó a Johannes Hadlaub en el s. XIV que copiara e iluminara en Zurich el códice que hoy se conserva en Heidelberg, incluyendo en el mismo los amantes en el jardín, acompañados de poemas y canciones medievales escritas por los trovadores Vogelweide y Aue.

CONQUISTA

Para seducir a la amada no bastaba la ayuda de la alcahueta. Era necesario alcanzar la ensoñadora celosía donde ella esperaba la llegada del amante. Celestina facilitó el encuentro de dos almas enamoradas y Melibea abrió los brazos para recibir a Calisto en la penumbra de su alcoba.

PANTOCRÁTOR

Todopoderoso es, como lo fue Zeus. Así es el omnipotente Dios Padre de los cristianos y el mismo Cristo. Y así lo refleja el arte románico y el bizantino. Mayestático, el Salvador bendice con su mano derecha a todos sus hijos y guarda en la izquierda el libro sagrado donde se muestra la palabra de Dios.

ELEUSA, VIRGEN DE LA TERNURA

Roce tierno entre mejillas de Madre e Hijo. Amor entre Dios y el hombre. Plenitud de lo divino y lo humano; lo celestial y terrenal. Auras enlazadas por amor. De Constantinopla a Visghorod en1131, luego a Vladimir, para darle nombre, y desde 1395 en Moscú, como Madre de Rusia.

QUIJOTE

Personaje de ficción que ha oscurecido a su creador, relegándolo al rincón más lejano en el marco de la vida. El lector se incorpora a la trama de la novela haciéndose cómplice del protagonista, hasta el punto de conseguir que los abducidos atribuyan al personaje las  ideas y palabras del autor.

SIESTA ABACIAL

La complaciente lectura en el silencio litúrgico, apenas roto por el órgano conventual que envuelve las voces del coro, estimula el descanso pasajero del abad, no el sueño. Los priores no duermen, meditan sobre el misterio que los mantiene en clausura, con los ojos cerrados.

LECTOR

El  balcón es un buen lugar para que el novicio se retire a él y comience a penetrar en los misterios. Soledad acompañada por los trinos de las aves; acariciada por los rumores de viento; y acompasada por el tañido de la campana conventual cuando la liturgia de las horas llama a Vísperas.

NOVICIO

El  balcón es un buen lugar para que el novicio se retire a él y comience su pluma a penetrar en los misterios. Soledad acompañada por los trinos de las aves; acariciada por los rumores de viento; y acompasada por el tañido de la campana conventual, cuando la liturgia de las horas llamaba a Vísperas

PEREGRINO

Mientras los romeros viajaban a Roma y los palmeros a Jerusalén, caminaban los peregrinos a Santiago con el bordón de la Trinidad, la calabaza para el agua, la concha de la sabiduría, el zurrón de animal muerto para recordar la mortificación de la carne. Y – a veces – cadenas para el perdón de las culpas.

COPISTA

Amanuense, pues su oficio era reproducir libros a mano. Gracias a ellos se pudieron difundir los libros hasta el siglo XV. Escribían en el pergamino sobre el escritorio, portando la penna (pluma) con la mano derecha y el rasorium (raspador) en la izquierda para corregir errores.

TRENZADORA

Espera la dama al caballero, trenzando  bucles con su dorado pelo, junto a un árbol de primavera florido. Rizos de esperanza enamorada  con vocación de eterno amor. Y nostalgia de dolores redimidos en labios hermanados, cuando el púlpito negaba la existencia de lo irremediable.

DEBATE BÍBLICO

El deseo cristiano de convertir judíos llevó a los seguidores de Jesucristo a intentar conocer la Torá, pero sin el deseo de penetrar en la doctrina de los hijos de Abraham. Intento baldío, pues los debates medievales entre clérigos y rabinos no dieron fruto debido a la imposición cristiana de las reglas.

HOSPITAL DE CAMPAÑA

Cuando la penuria arrasaba los campos de batalla sólo unos cuantos privilegiados recibían asistencia médica en los campamentos. Sobraban heridos y faltaban médicos en los frentes de combate porque altos eran los honorarios que pedían los galenos por sus servicios.

FIGÓN

Asado y puchero; carne y potaje; ahumados y salazones; pimienta, jengibre, cilantro y perejil. Arte culinario sólo dominado por sabias manos que asaban, guisaban y aderezaban las pitanzas que templaban el bandujo de quienes ocupaban largas mesas en tabernas y mesones

ADOCTRINANDO

Llevar a los  “infieles” musulmanes la verdadera doctrina cristiana defendida por la católica iglesia no fue tarea fácil, pues el Corán dio fuerzas a la espada para combatir a los “infieles” cristianos convencidos de estar en posesión de  la verdad absoluta, con la misma certeza que los seguidores de Mahoma.

EN LA BODEGA

En el refectorio esperan los hermanos la llegada del milagro de las cepas a la mesa conventual. Mientras tanto, el novicio se toma por su mano la recompensa que nadie otorga a sus servicios, y se complace libando el néctar de uvas recién fermentadas en el silencio monacal de la bodega.

CÁTEDRA DE FRAY LUIS

“Decíamos ayer…” dicen que dijo el fraile agustino desde esta sede docente al retornar de la cárcel vallisoletana de la Inquisición, tras cinco años de cautiverio. Todo ello por traducir al romance el Cantar de los Cantares y no prestar a la Vulgata la atención que demandaba el Sto Oficio.

IMPRENTA

Gutenberg hizo realidad sus “tipos móviles” hacia 1450, y J.  Ammon grabó con fidelidad en el siglo XVI  lo que sucedía en el interior de una imprenta, como testimonio para generaciones futuras. Estampadores, correctores y encuadernadores, hicieron posible el milagro de los libros.

ANTEOJOS

Jan van Eick  nos muestra por primera vez en un lienzo los anteojos con lentes cóncavas que auxiliaban a los miopes, en las manos del canónigo Van der Paele. Pequeño detalle en el gran cuadro que el pintor dedica a la Virgen venerada por el clérigo, cuando la historia discurría por el año 1436.

DUERMEVELA

Tras la refacción, descansa el cuerpo, siempre alerta en el duermevela del escaño. Largas horas esperando el milagro. Ligero el sueño y la vaina dispuesta a mostrar su filo. Estériles propósitos calcinados en incienso, y esperanzas puestas en la victoria de la cruz sobre la media luna.

JUGLARES

Pasadas las fiestas navideñas  seguían trovadores y juglares con su flauta y tamboril alegrando la vida cortesana y popular. Perfiles duraderos en tablas policromadas de 1493 que llegan desde en Nuremberg, animando a los danzarines de Wolgemuth en el Liber Chronicarum mundi.

RABELISTA

De las culturas hebrea y greco-romana se nutría la música medieval. El canto gregoriano acompañaba los oficios religiosos. Trovadores que divertían a los nobles, y juglares al pueblo. Unos y otros acompañaban sus coplas con la dulzaina, el arpa, el rabel de tres cuerdas o la zanfoña.

CAMPANILLERO

De las culturas hebrea y greco-romana se nutría la música medieval. El canto gregoriano acompañaba los oficios religiosos. Trovadores que divertían a los nobles, y juglares al pueblo. Ambos acompañaban sus coplas con la dulzaina, el arpa, el rabel de tres cuerdas o la zanfoña. Pero también con campanilleros…

DESPEDIDA

Definitivo adiós a la vida terrenal que late distraída del mundo, junto a los cipreses resecos del convento. Cuerpo deshabitado de alma – ya eternamente celestial -, que se torna premonitoria ceniza cuaresmal, para cumplir obligadamente la profecía de abandono que a todos nos espera.

ACEBO

Rojo y verde. Pasión y esperanza hendida por espinosas hojas esmeralda. Tiene su espacio navideño entre el belén franciscano y el pino que nos dejó San Bonifacio en el s. VIII. Durante sus cien años de vida, es alimento carmesí de animales en la blancura nevada del invierno.

PAULUS

Judío romano que primero fue Saulo; luego el cristiano Pablo de Tarso, porque allí nació, en la actual Turquía; finalmente, san Pablo, por ser el discípulo que más hizo por difundir el cristianismo, aunque no conociera al Maestro. Y en la cabecera de los pergaminos litúrgicos, Paulus.

TEMPLARIO

Oración y espada. Vida contemplativa y oficio de armas. Soldado de Cristo en guerra que sólo comía carne tres veces por semana; vestía ropas sencillas; no se relacionaba con mujer alguna; y obedecía a los superiores. Trece de sus veintitrés Maestres dieron la vida en sangriento campo de batalla

YELMO

“Bacía, yelmo, halo, ese es el orden Sancho”, nos dijo el poeta de Tábara. Pero este no es el quijotesco yelmo de Mambrino, sino la coraza metálica que protegía las cabezas de cruzados y templarios en santa tierra, de los golpes, espadazos y pedradas que les propinaban los “infieles”

CREACIÓN DE ADÁN

Con el relato bíblico del Génesis en una mano y en la otra el pincel, Miguel Ángel pintó en el techo de la Capilla Sixtina un fresco de singular belleza. En él puede verse al Padre dar vida al primer hombre, según la doctrina judeocristiana. Ahí van al encuentro los dedos índices del Creador y criatura.

SACO

Piratas de las Antillas,  avaros  literarios, druidas celtas, pícaros medievales, celestinas ociosas, comadres ahorradoras, arcabuceros intrépidos y abuelas previsoras, guardaban en los saquitos: monedas, hierbas medicinales, recuerdos, sortijas, llaves, pólvora y hechizos

LLAVE

Inseparable de la cerradura, no pueden sobrevivir una sin la otra. Llaves del paraíso, del Arca de la Alianza, de cofres y tesoros. Llave hay del cielo, pero el infierno carece de ella porque el fuego eterno ha fundido el oro en sus llamas robando el color dorado a la llave que un día fue hasta dejar de ser.

TORRE DEL RELOJ

Antigua puerta de la ciudad que franqueaba la medieval muralla ponferradina. Esbeltez  de ciprés que alza orgullosa su campana para avisar del fuego o la huida de presos. Bajo ella, el reloj que le da nombre y el blasón imperial de Carlos V, que la hacen única entre las de su clase

ESCUDO DE LA UNIVERSIDAD

El origen del Estudio hay que buscarlo en claustros catedralicios, en palacios y en salones pontificios. En Castilla se puso la página iniciadora de la historia docente. Primero en Palencia, sin rango. Pero fue Salamanca quien gozó de favores papales y concesiones reales en 1254. Siguiendo las orientaciones del escudo grabado en el siglo XVI, que se conserva en la Universidad, se ha propuesto como oficial este emblema universitario para representar al Estudio salmantino cuyo lema era en gloriosa época: Omnium Scientiarum Princeps Salmantica Docet.

SELLO TEMPLARIO

Primer emblema de los soldados que ocuparon el asentamiento donde estuvo el templo de Salomón. Se refleja la pobreza de la Orden en los dos jinetes que comparten el caballo. Opiniones hay no coincidentes porque la unión de ambos caballeros confunde a los despistados

MENINAS

PARAGUAS

PRIMAVERA

PUEBLO

ESCULTURAS

Barro, espátulas y elemental gusto para el modelado, transformaron la amorfa arcilla en clérigos, abuelas, cristos y autorretratos. Pero nada hubiera sido posible si el maestro Casillas no desvela su secreto a este amigo. Aquí van algunas muestras, – todas ellas piezas únicas -, ejerciendo ahora su oficio en los hogares de quienes acariciaron su contorno antes de darles alojamiento en repisas para mí desconocidas, donde habitan. Otras quedan durmiendo en mi taller, sin deseo alguno de partir.

 

AUTORRETRATO

Haciéndose la obra                                        Ya finalizada

MIGUEL DE UNAMUNO

Frente y reverso.

DON QUIJOTE Y DON SANCHO

ABUELA LAVANDO Y EN ORACIÓN

PAZ TERRORISTA

MATERNIDAD

CRISTO ESPINADO

PREFECTO

FUENTE

RASCATIERRAS

FORMAS

ASEO

TRISTEZA

ABRAZO

6 respuestas a 6 – ARTE

  1. Me encanta, no es nada facil encontrar una informacion tan clara y buena en internet… ya tienes una fan.

  2. movistar dijo:

    Estaba investigando una informacion en google cuando encontre tu pagina. Tienes una muy buena cantidad de valiosa inforacion en ella.

  3. Carmen dijo:

    ah ejem oh!
    Que maravilla!!!!!! y jamás hice la pelota, estos encuentros contribuyen a mi felicidad, que suerte tengo!

  4. jesus martía matta obando dijo:

    Preparando una clase para chicos sobre asuntos medievales me encontré con su obra. Muy refrescante su viaje. Ha regresado con el sabor de la época, la inocencia y candidez del dibujo no se ha perdido. El color plano y vivaz le da al tema actualidad y quita lo sombrío y estereotipado con que se presenta a menudo ese maravilloso e inspirador tiempo. Muy bello su trabajo. Gracias

  5. Amparo García Nievas dijo:

    Muuuuy interesante tu obra. Enhorabuena .

  6. Quiero pedirle persmiso para incluir una copia de su ilustración de Calisto en el portal academic de internet celestinavisual.org
    Cualquier información que me pueda dar (técnica, format, inspiración etc.) serán muy útilies para la ficha de su imagen. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *