ALFRED NOBEL

AlfredNobel2

El científico holmiense Alfred Bernhard Nobel vino al mundo un día como hoy de 1833 dispuesto a hacer saltar por los aires todo lo que se pusiera al alcance de la dinamita que inventó, derramando lágrimas desconsoladas por el empleo que los humanos dieron a ese producto, matándose con él unos a otros.

Treinta y cuatro años tenía Nobel cuando descubrió un nuevo sistema para mover masas rocosas con poco esfuerzo, mezclando nitroglicerina con esponjosa tierra de diatomeas que absorbía y estabilizaba la nitroglicerina dando seguridad a un explosivo invento, que fue comercializado en tubos de cartón.

Alfred aprovechaba sus descansos para escribir poesía en inglés y escandalizar a los puritanos con su tragedia en prosa “Nemesis”, considerada escandalosa, provocativa y pecaminosa en su época, sin demasiado fundamento ni razones que justificaran la destrucción pública de la obra.

Un año antes de que un ataque cardiaco se lo llevara por delante, Nobel escribió su testamento el 27 de noviembre de 1895 en el club sueco-noruego de París, declarando que los 31 millones de coronas que representaban los intereses de su fortuna,  se utilizaran en premiar a los mejores literatos, fisiólogos, médicos, físicos, químicos y luchadores por la paz que hubiera en el mundo.

Como agradecimiento a su donación y para inmortalizar el recuerdo del científico sueco, se dio su nombre a un asteroide, a un cráter lunar y a un elemento químico.

Esta entrada fue publicada en Diario breve y notas en el camino y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ALFRED NOBEL

  1. EL DESCUBRIMIENTO DEL ATOMO Y SUS PARTICULAS ATOMICAS Y LA CREACCION DE BOMBA ATOMICA POR REACCION EN CADENA CON VARIAS CABEZAS NUCLEARES NO APRTA NADA BUENO A LA HUMANIDAD SINO QUE CREA SER MAS BELICOSO Y A LA DESTEUCCION DEL PLANETA Y DE LOS SERES VIVOS Y A LA CONFRONTACION ENTRE LAS NACIONES VALLAMOS AL DESARME NUCLEAR NO A LA PROLIFERACION DE ARMAS NUCLEARES Y A SU ALMACENAMIENTO EVOCO POR EL PACIFISMO Y UNA PAZ DURARERA Y VERDADERA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *