FERNANDO Y MAYORAL

Entre Fernando y Mayoral media el filo sutil de doble vida que los separa, y la cadena que los une en persona única, haciendo un todo indisoluble que hermana al hombre humilde en zapatillas domésticas que ama, sufre y lucha, con el genio que camina en la cumbre del arte dejando lienzos y bronces perdurables, por milagro inesperado del óleo y la primigenia arcilla.

Seres complementarios maridados en persona desdoblada sin intención previa ni premeditado afán, por obra y gracia del empeño que ambos ponen en convivir unidos, más allá del vano intento que la fama y el reconocimiento hace inútilmente por individualizarlos, imponiendo bifurcaciones a sus dependientes vidas.

Es Fernando la sencillez hecha costumbre, la cortesía espontánea, el ignorado mérito, la generosidad intelectual y el desprendimiento abierto de quien renuncia a todo sin sobrarle nada; de quien toma vino de pitarra extremeña con amigos en tabernas ocultas a los escaparates sociales, donde Mayoral es condecorado con medallas de oro.

Queda para Fernando la leve voz entrecortada que habla discretamente a la amistad, dejando a Mayoral la sabiduría que lustra con lecciones de arte aulas y tribunas. Permanece en Fernando el tesón, la voluntad, el sacrificio y la vocación irrenunciable de un incansable artista que ha entregado su obra a Mayoral para que este la exponga por calles, plazas y templos, en diferente geografía.

Es para Fernando el trabajo diario, oculto, esforzado y silencioso en el santuario de La Vellés donde la virtuosidad de su humanidad toma cuerpo, dejando para Mayoral los honores otorgados en salones, la popular fama publicitaria y los reconocimientos institucionales, ganados por Fernando entre barro modelado, pigmentos al huevo y pinceles desconocidos para la mayoría de los que a Mayoral aplauden.

Pero ambos, Fernando y Mayoral, saben que unidos seguirán en la salud y la enfermedad hasta que la muerte los separe, llevándose a Fernando al anonimato eterno, mientras que Mayoral gozará de perpetua fama y recuerdo por toda la obra que Fernando modeló y pinceló sin que nadie reconozca su autoría.

Publicado en Diario breve y notas en el camino | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

SANTIFICACIÓN DE PASTORES

Pastores y las ovejas forman parte importante de las metáforas evangélicas fielmente seguidas y admiradas por la grey católica, cercana al Buen Pastor que da la vida por sus ovejas, -según San Juan 10, 11-18-, contando la Iglesia con miles de pastores a lo largo de su historia como propulsores, difusores y predicadores doctrinales.

El santoral incorpora dos pastores canonizados por el querido papa Francisco en Fátima ante medio millón de fieles, pidiendo por la concordia entre los pueblos mientras subía a los altares a los pastorcillos Francisco y Jacinta, a quienes visitó la Virgen hace cien años, como afirma la tradición y canta la canción diciendo que “el 13 de mayo la Virgen María bajó de los cielos a Cova de Iría”, una pedanía portuguesa que adquirió fama universal en 1917 cuando la Madre de Dios se les apareció sobre una encina, para asombro de creyentes y descreídos, capitaneados por esos dos pastorcillos junto a su compañera Lucia, mientras cuidaban un rebaño de ovejas.

El hecho de que tal aparición mariana se produjera en Fátima, induce a pensar que la Virgen realizó un intento pacífico de nueva cruzada católica contra la toponimia infiel, pues la villa fue bautizada con ese nombre en recuerdo a la antigua ocupación de los árabes, ya que Fátima fue la hija preferida de Mahoma.

Durante muchas décadas vivimos pendientes del intrigante y enigmático tercer secreto revelado por la Virgen, que Lucía guardaba encofrado en su hábito carmelitano, tras vaticinar en la primera revelación la muerte prematura de los ahora santificados, primos de la superviviente Lucía. El segundo misterio Mariano se refería “a la visión aterradora del infierno”, que se interpretó como el final de la Primera Guerra Mundial, el estallido de la Segunda, la conversión de Rusia y el fin del comunismo.

Finalmente, el tercer secreto trajo a todos de cabeza hasta que fue revelado con motivo del viaje realizado por Juan Pablo II a Fátima, el 13 de mayo de 2000, para beatificar a los hoy santificados, porque los tiempos ya “estaban maduros”, en palabras del pontífice. Ante 700.000 personas, el cardenal secretario de Estado, Angelo Sodano, hizo público que tal misterio se refería a la lucha del comunismo contra la Iglesia y al inmenso sufrimiento que habían padecido las víctimas católicas a lo largo del siglo XX.

Aclarado todo, Lucía murió tranquila, Juan Pablo II quedó satisfecho y el pueblo de Dios fidelizado, mientras el cardenal Joseph Ratzinger precisaba que era un llamamiento a la conversión, a la penitencia y a la fe, excluyendo revelaciones apocalípticas como el fin del mundo o el futuro de la historia.

Publicado en Diario breve y notas en el camino | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

JUAN TIGRE ANTONIO

En silencio, de puntillas y sin decir palabra ni volver la vista atrás, se nos ha ido Juan Antonio por manotazo injusto de la vida, en acto íntimo, cumpliéndose voluntad propia; sin ceremonia, cortejo, protocolo, liturgia, ni velatorio, marchándose con la misma discreción que en su vida testimonió, trabajando en la retirada celda de su despacho, donde siempre tuvo espacio el respeto y la vocación de servicio público, sin sectarismo alguno.

“Tigre” fue por vigor interior y voluntad materna, sin estrategia depredadora alguna, sino como actitud de fraternal acogida a todos con alma de bondad plena y humanidad en bandolera, sin más pretensión que servir a los ciudadanos en los sillones institucionales que la sociedad puso en sus manos.

Hombre liberal y progresista, que asombró al rancio rojerío por su tolerancia y capacidad integradora de ideologías, sabedor desde la cuna andaluza que la cultura es elemento hermanador, armonizador y promotor de la conciliación, más allá de las diferencias ideológicas y personales.

Profesor, traductor, publicista, conferenciante, escritor, ensayista, tertuliano y cinéfilo vocacional, con excepcional talento y sabiduría; apasionado de su trabajo, amigo de sus amigos y enemigo de elogios, fue Juan Antonio erudición humilde, inteligencia irónica, serena laboriosidad, agnosticismo convicto, incansable lector y persona cercana, afectuosa, tolerante y firme en sus convicciones, maridando seriedad y simpatía.

Teología, Historia y Psicología fueron los pilares universitarios que sostuvieron la insaciable erudición cinematográfica que hizo de su vida, celuloide; ocupando el primer plano en la escena hispana, con cámara intelectual de visión cenital que a todos asombraba, haciendo de su historia banda sonora con arpegios de solidaridad, generosidad y hermandad.

Antes que los hermanos Lumière y el selectivo Hollywood, anticiparan su llegada a las carteleras de los cines, este seminarista expulsado, activista juvenil y animador cultural nos ilustraba con su sabiduría en nocturnas sesiones de los años sesenta y setenta, a tantos aficionados que asistíamos en el jesuítico cine fórum fecum a sus coloquios y explicaciones, quedando asombrados por la clarividencia de los análisis que destilaba sobre potenkines acorazados y cittas romanas apertas.

Algecireño salmantinizado por obra y gracia de su propia obra –hecha suya- durante los veinticinco años que dirigió –“coordinó”, que diría él- la Filmoteca de Castilla y León, tras dejarse llevar de la mano por Pilar Miró a la Nacional, y traerse los “utensilios” cinematográficos de su querido Patino, junto a dos mil películas y algunos millones de negativos fotográficos.

Concluyó la película de su vida sin dar tiempo al protagonista para llevar a cabo los proyectos que agitaban su espíritu y estimulaban el nuevo despertar de cada día, con afán incontenible de ilusión esperanzada en el acercamiento a todo lo invisible de las pantallas que empaparon su alma de felicidad.

Ya convertido en leve cerro de cenizas con previo aviso, ha puesto el crespón sobre la medalla de oro de la ciudad, dejándonos su testimonial vida de hombre bueno, ético, veraz y sabio, haciendo lagrimear a las pantallas de cine y a las fotos en sepia que guardan su recuerdo.

Queda Juan Antonio entre nosotros porque su presencia nos acompañará hasta que la innombrable decida buscarnos a cada uno y aislarnos del grupo de amigos que hoy evocamos su sonrisa, el buen humor y optimismo destilado en las distancias cortas, donde muchos tuvimos ocasión de convivirlo, enviándole este abrazo hermanado con Lola, como agradecimiento a su legado.

Publicado en Diario breve y notas en el camino | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

GOLFOS, PÍCAROS Y GRANUJAS

La pandemia de corrupción que nos inunda ha sido calificada, con rabia incontenida y manifiesta, como cabronada por el presidente de nuestra Comunidad, algo que le abochorna, escandaliza y avergüenza, según sus propias palabras, y que además enoja, exalta y encabrona a los ciudadanos, sabedores que el dinero no volverá a sus manos, como sucedió con Mario Conde, Roldán y demás calaña que sonríe con ofensivo descaro desde sus cuentas corrientes.

Golfos que se dieron a la briba en horario continuo y sin desmayo, exhibiendo descarado poderío en la plaza pública con torpeza de cuadrúpedos y arrogancia de palomos en celo, sabedores que su patrimonio no sufrirá merma alguna, por muchas huellas digitales que dejen en las cárceles y su fama se diluya, porque tienen el salvoconducto de la desmemoria colectiva y la salvaguarda de los buitres que protegen lo robado.

Pícaros sin condición moral alguna, caracterizados por su haraganería, insolencia y cinismo. Personajes ruines, carentes de honra y vergüenza; avarientos, falsos, con viciosas costumbres y amañadas mañas. Rateros insolidarios, astutos, taimados y mezquinos, dignos merecedores de llevar al cuello un sambenito con la más satírica letrilla quevediana.

Granujas que vagabundearon por las instituciones sin otro oficio que rapiñar lo que encontraron a su paso con voracidad de hienas y holgazanería de koalas a costa del sudor ajeno, engrosando la miserable lista de truhanes, depredadores, prevaricadores y malversadores que en España han sido, a base de cohechos, apropiaciones indebidas, falsedades documentales, tráficos de influencias, blanqueos de capitales y delitos fiscales, emulando a Matesa, Fidecaya, Rumasa, KIO, fondos reservados, Ibercorp, Afinsa, Fórum Filatélico, Gescartera, Naseiro, Filesa,…

Publicado en Diario breve y notas en el camino | Deja un comentario

MENDOZA: SABIDURÍA, HUMOR Y SENCILLEZ

En el “Día del libro” nos unimos en el tiempo y  la distancia con los amigos que hicieron la ola a Eduardo Mendoza en la Universidad alcalaína, mientras él sonreía con ojos achinados mirando a quienes admiramos su sabiduría humorística, tras alcanzar aquello que se propuso de niño, con solo pretenderlo.

Vocación literaria temprana la de este “relojero de las palabras”, como “árbol con muchas hojas, poco tronco y ninguna raíz”, considerado cervantista, quijotista y modelo de sensatez, que considera a los demás como regaderas ambulantes, permitiéndole esto vivir “perplejo, atemorizado y descontento de cómo va el mundo”.

Este escritor por obra y gracia de su pluma ha sido laureado con el Premio Cervantes por su magistral sencillez literaria, lenguaje directo y divulgación de la expresión popular, llevada a cabo con elegancia expresiva en protagonistas marginales, abandonados al pairo por una sociedad que camina con orejeras sin percibir a quienes sobreviven en el abandono y la miseria.

Eduardo Mendoza mira al mundo desde sus setenta y cuatro años, recordando que con la muerte del dictador nació su primera novela ambientada en la Barcelona natal, describiendo la ciudad condal antes de la incivil guerra y contando a los lectores toda La verdad sobre el caso Savolta, envuelta en luchas sindicales, y merecedora del Premio de la Crítica, antes de entregarnos otras novelas, relatos cortos y ensayos, que le llevaron en 2010 al comercial Premio Planeta, por su madrileña Riña de gatos en el Madrid de 1936.

Como dijo en su comunicado el jurado que le otorgó el premio, fue honrado y dignificado Mendoza con el máximo galardón de las letras españolas por desarrollar su obra “en la estela de la mejor tradición cervantina, con una lengua literaria llena de sutilezas e ironía”, puesta de manifiesto en sus cinematográficas obras La ciudad de los prodigios de Mario Camus o El año del diluvio de Chávarri.

Obra literaria transparente y abierta la de este escritor, limpia, humilde, humorística y popular en el sentido cervantino, que este abogado ya viudo y antiguo traductor, ha puesto en nuestras manos para deleite de quienes nos hemos acercado a sus páginas con espíritu desenfadado y divertido, no exento de anhelo literario, profundidad de pensamiento y valiente contenido.

Mendoza hace suyas las palabras que Ortega dedicó a Cervantes afirmando que el padre del Quijote simpatizaba con todo por haber sufrido sin guardar rencor a nadie, mostrando Eduardo una decencia, rigor, seriedad y compromiso que a todos nos complace, incluso al propio Cervantes, aunque no haya podido entregarle su premio.

Publicado en Diario breve y notas en el camino | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

¡FELICES PASCUAS!

Cabe desear felices pascuas a todos los creyentes católicos que hoy celebran su más importante y florida fiesta, en memoria de la resurrección de Jesucristo en cuerpo y alma al tercer día de ser crucificado, como dijeron los evangelistas en sus crónicas, transformadas en libros sagrados por la bendición papal.

Una vez muertos los cronistas, se reunieron en el año 325 de nuestra era en Nicea los santos, sabios y virtuosos padres de la Iglesia para decidir que tal conmemoración pascual se celebrara el primer domingo que siguiera a la luna llena, tras el equinoccio de primavera.

La resurrección del Hijo del Hombre pertenece en exclusiva al ámbito de fe religiosa y justifica ésta, porque como dijo Pablo de Tarso: sin la resurrección, vana sería la religión cristiana. Aunque la realidad sea que nunca llegó a probarse la resurrección como hecho histórico, quedando la Iglesia como fedataria de un hecho por demostrar.

De igual manera, los incrédulos tampoco han podido demostrar sus afirmaciones de que Jesucristo no muriera en el Gólgota, que curara sus heridas en casa de Magdalena y terminara emigrando a la India, donde casó con mujer nativa, muriendo de viejo rodeado de hijos y nietos.

En todo caso, parece claro que Jesucristo no resucitó con el rostro y cuerpo que vivió y murió, algo que explica que sus seguidores no le reconocieran cuando se presentó ante ellos, como le sucedió a los dos amigos que fueron conversando con él hacia Emaús. Ni que su enamorada Magdalena le confundiera con un hortelano cuando se presentó ante ella. Ni que a los discípulos tuviera que mostrarles sus manos y costado para que le reconocieran. Ni que Tomás se viera obligado a meter la mano en la herida. Ni que los pescadores del Tiberiades sólo le reconocieran al sacar las redes llenas de peces siguiendo las instrucciones del “aparecido”, y no cuando se acercó a ellos.

Es la fe responsable de que las montañas se muevan y de hacer creer a los fieles lo que no han visto, como es el caso de la resurrección, fundamento, justificación y sostén de la doctrina cristiana.

Publicado en Diario breve y notas en el camino | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

MUERTE ANTICIPADA

Con el alma entumecida tras ver las últimas imágenes televisadas de la ruinosa vida física, moral y familiar llevada por José Antonio Arrabal desde que le diagnosticaron Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), no queda otra opción que aceptar sus palabras y compartir con él la libertad alcanzada con la muerte, tras el suicidio voluntario en soledad y de forma clandestina, realizado el pasado 2 de abril, reclamando con ello la legalización de la eutanasia en nuestro país, siguiendo los pasos de Suiza, Bélgica y Holanda.

No autorizar el suicidio asistido, exigiendo a los ciudadanos seguir viviendo hasta que el tránsito natural llame a la puerta, ha significado para José Antonio un anticipo en su defunción, porque de existir la muerte asistida hubiera prolongado la vida más allá de la inmovilidad que le impidiera suicidarse, contradiciendo con ello la intención de moralistas y legisladores de prolongar la existencia hasta que la parca llame a la puerta.

Todos estamos sentenciados a muerte, y a quienes exigen el derecho a morir dignamente, debe concedérsele hacerlo en manos de profesionales que les ayuden a dar el paso fatal de la forma más pacífica, dulce y serena que sea posible, y no ilegalmente, lejos de la familia para evitarle el castigo de complicidad y con dudosos fármacos adquiridos a través de Internet.

José Antonio deseaba suicidarse con dignidad porque amaba la vida, extraña paradoja que a todos nos conmueve y alienta a pedir la eliminación del artículo 143 del Código Penal, permitiendo a profesionales sacar del infierno a los enfermos terminales que soliciten ser liberados con la muerte de su calvario.

A ello unimos nuestro profundo respeto hacia los enfermos terminales que prefieran vivir hasta que la innombrada se los lleve, pareciéndonos tan legítima la actitud de quienes piden ayuda para acabar con su vida, como la de aquellos que prefieren mantenerse en ella por razones ideológicas, religiosas, familiares o esperanzadoras en un tratamiento sanador de su dolencia

Publicado en Diario breve y notas en el camino | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario